Domingo, Diciembre 17, 2017
   
Text Size

educarenfamilia

A través de los tiempos, los padres han educado a sus hijos siguiendo pautas semejantes que percibieron en sus propios padres. Sin embargo, esto ya no es así en nuestros días; fundamentalmente porque desde el último tercio del siglo pasado la sociedad se ha visto sometida a cambios vertiginosos. La familia, y la propia institución escolar, no han sido ajenas a estos vaivenes sociales. La televisión, la publicidad, las nuevas tecnologías, la desestructuración familiar, la evolución del mercado laboral, etc.; entre otros muchos factores inciden drásticamente en la labor educativa que se intenta llevar a cabo en la familia y en la escuela.

Por otra parte, las ciencias de la educación también han evolucionado y nos pueden proporcionar a los padres instrumentos muy valiosos a la hora de afrontar la educación de los hijos. El amor que los padres profesamos a los hijos es el mejor punto de partida, pero sólo esto no es suficiente para alcanzar el objetivo: la felicidad de nuestros hijos y, gracias a ella, la nuestra.

La escuela de padres, inmersa en el ámbito escolar, puede ser un excelente instrumento para propiciar a los padres y madres la información y la formación necesarias. En este sentido, las escuelas de padres deben ser:

* Un lugar de encuentro para intercambiar experiencias y reflexionar.

* Un medio para depurar hábitos incorrectos en los padres (autoeducación).

* Una herramienta para mejorar la calidad educativa en la familia.

* Requieren una asistencia sistemática y una programación.

Con frecuencia suele darse la denominación de escuela de padres a actividades que no lo son exactamente. Estas actividades pueden ser igualmente interesantes y enriquecedoras, al mismo tiempo que complementarias, pero no conviene confundirlas con una escuela de padres. Quizá convengan ser conscientes de que una Escuela de Padres no es:

* Un ciclo de conferencias.

* Un consultorio psicológico o familiar.

* Un lugar al que sólo se asiste para escuchar.

* Una actividad desvinculada de la comunidad educativa.

* Un espectáculo al que se asiste para ser entretenido por una estrella de erudición.

Para que una Escuela de Padres sea considerada como tal, entre otros aspectos, requiere:

* La implicación activa de toda la comunidad educativa.

* Una programación y una evaluación.

* Compromiso de las personas que quieran asistir.

* Asistencia Técnica.

* Trabajo en grupos pequeños, dirigidos por un monitor.

Fuente: José Manuel Contreras Naranjo.

©Copyright 2017, Colegio Niño Jesús de Praga - Callao. Todos los derechos reservados

NJP - 2017

Login Form